Sobreoperación y surf

El deporte siempre aporta mucho más de lo que se puede apreciar a simple vista.

De vez en cuando me gusta surfear. He de decir que soy muy malo, pero me relaja, y cuando las condiciones acompañan mi pobre nivel, la sensación de satisfacción que me queda en el cuerpo puede acompañarme toda una semana.

Operar en los mercados tiene mucho de deporte… entrenamiento, superación personal, trabajo… y más si es un deporte como el surf que en esencia es solitario, la naturaleza y tu.

Al llevar tiempo realizando trading, llega un punto de obsesión que creo necesario para poder avanzar en la operativa. Esos días en los que te metes en el mar y estás solo (vivo en Galicia y cada vez menos pero hay días en que aún sucede) la cabeza vuela con el relax del momento, y se sacan conclusiones.

Elegir bien la ola es imprescindible, todas son distintas, y más cuando estamos empezando, ya que no solemos tener la preparación física para estar gastando energías en olas que no nos van a permitir un recorrido apropiado.

El trabajo en el punto de espera, suele ser aburrido, de contención de emociones, cuando vemos el mar como ondula a lo lejos. Lo mismo que hacemos en trading cuando esperamos una entrada que cumpla las condiciones requeridas. Al principio nos equivocaremos la mayoría de las veces, pero con la práctica cada vez, muy poco a poco, elegiremos mejor el momento de invertir recursos tanto económicos, como emocionales, en la oportunidad que se presenta.

Al igual que el mar, el mercado siempre nos está incitando a entrar, o probablemente sea nuestra mente que tiene ganas emocion. Aparte de nuestro propio trabajo mental, es sano y fundamental tomar ciertas medidas:

1 – Acotar el número de técnicas de entrada, dos o tres, son más que suficientes. No se puede estar en el mercado disparando a todo lo que se mueva. Si tenemos múltiples técnicas de entrada, en cualquier desplazamiento del precio veremos una ocasión, ya que esa consideración, aunque no sea fácil de percibir, la está haciendo nuestra parte emocional, no la racional.

2 – Si operamos intradía, deberemos empezar a subir el marco temporal, es imprescindible. Es decir si nuestra jornada de trading es de 9 de la mañana a 5 de la tarde, por ejemplo, y operamos varios gráficos de 5 minutos, estaremos viendo infinitas entradas cada poco tiempo. Por muy entrenada que tengamos la psique, esto es demoledor, aparte del ruido de mercado que hay en marcos temporales de ese tipo, nos acompañará el ruido mental.

Con lo cual, ir probando de menos a más, los distintos marcos temporales, hasta encontrar uno con el cual nos encontremos cómodos, nos dará una ventaja con respecto a los demás traders, y la sobreoperación.

Cuando se llega a una playa a surfear, se mira siempre si las condiciones son las adecuadas, si hay viento desfavorable por ejemplo, las olas suelen ser pequeñas, de corto recorrido y poco aprovechables. El periodo entre ola y ola suele ser otro factor importante para la práctica del surf… lo mismo en el trading, con la salvedad de que en los mercados podemos manejar ciertos parámetros para que las condiciones sean mejores, no desaprovechemos esta ventaja.

 

 

Gracias por leer!

Anuncios

La gestión monetaria

La gestión monetaria es el pilar fundamental del trading. No va mas.

Las distintas ramas que componen la disciplina del trading, se quedan pequeñas al compararlas en importancia con la gestión global de nuestra operativa.

Colocar un stop en cada operación, en el lugar correcto, y con el apalancamiento adecuado, es el tronco de donde deben partir el resto de ramificaciones que componen una buena operativa en los mercados. Sin este tronco con raíces bien asentadas en nuestra mente, es imposible lograr nunca nada en los mercados financieros. No lo digo yo, solo transmito lo que dicta el sentido común cuando nos paramos a analizar la situación.

El proceso de aprendizaje del trading es laborioso y muy, muy lento, multitud de etapas que van, y que vienen,  muchas veces hay que dar un paso, o dos hacia atrás para poder avanzar tres o cuatro en este sinuoso camino. Dicho esto, se torna imprescindible protegernos durante el proceso, ya bastante difícil es este, como para ponernos más dificultades por nuestra avaricia y ego.

Es imperioso proteger nuestra cuenta, para soportar los vaivenes en dicho proceso de aprendizaje. Cuando los resultados no acompañen tendremos la posibilidad de abstraernos, y pensar fríamente que gracias a nuestra buena gestión monetaria, las clases que nos imparte el mercado, nos salen mucho más baratas de lo que en realidad deberían. Eso nos debe hacer sentir orgullosos, para retomar fuerzas, y volver al trabajo con ánimos renovados.

El hacer trading correctamente, es una matrioshka de normas personales, y cuantas más añadimos a nuestra operativa, más difícil se torna, hasta que las vayamos simplificando a base de practica y asimilación. Pero son ineludibles, son ellas las que nos perfeccionan de cara a los mercados, si pretendemos obviarlas el mercado tarde o temprano nos hará ver que ese no es el camino. Debemos asimilarlas, no eludirlas, e intentar integrarlas en nuestra operativa.

Cualquier operativa que contemple más de un 1% de perdida por operación, es una auténtica barbaridad(si es menos de ese 1% mucho mejor), fácilmente podremos perder 4, 5 o 6 operaciones consecutivas, así es el trading. En nuestra mano está el que esa serie de operaciones nos desangren con un 12% de pérdidas o se queden e un asumible 2 o 3% que nuestra mente puede gestionar de una manera pausada, traquila y sin entrar en tilt.

Ojo con la avaricia… pensemos en el poder del interés compuesto, y en proteger nuestro material de trabajo, que en este caso siempre será el capital.

 

Gracias por leer!

Soledad ante las metas

Cuando tratas de alcanzar las metas que te has propuesto, de las cosas más duras que hay que superar emocionalmente, es el no sentir apoyo, verte solo. Y digo más,  muchas veces no es que no sientas ese punto de anclaje exterior, es que la gente que te rodea te toman por loco, o simplemente aunque te quieran, creen que te equivocas, e intentan frenar tu avance de una u otra manera, consciente, o inconscientemente.

Los gráficos son despiadados. Esta actividad necesita de toda nuestra capacidad intelectual y emocional. Sentir constantemente esa soledad (no confundir con una soledad buscada que es innata a operar, y con la cual nos debemos sentir a gusto), ese sentirse solo ante el peligro, añade una presión muy complicada de gestionar para la mente de cualquier persona.

Se puede sentir que uno es capaz de trabajar, y pelear por sus metas a pesar de esto. No nos engañemos, poder claro que se puede, pero el no tener un puntal externo en el trading, puede terminar por poner la puntilla a este complicado camino, y que abandones tu sueño.

Caras largas, falta de interés, desprecio por tu nueva actividad, incompresión y un largo etc, van haciendo mella poco a poco en tu subconsciente, mucho cuidado!… aunque nos creamos fuertes, ya que este es un camino muy muy largo, y esos detalles van almacenándose en tu mente sin que le demos la importancia adecuada, y trabajemos la situación en la que nos encontramos a nivel emocional.

Creo que llegados a este punto sólo tenemos 3 opciones:

1 – Que toda esta carga emocional, la pasemos de largo y sigamos peleando por lo que creemos adecuado.

3 – Dar por hecho que tienen razón,  plegarnos a ideales e ideas de terceros y no vivir nuestra propia vida, lo que en mi opinión tendría un coste emocional aún mayor, dejando nuestra autoestima por los suelos.

2 – Asumir que tenemos un problema, que nos puede llegar a pasar una factura emocional tremenda, y que lo sano es intentar ponerle remedio.

Si pasamos de largo y seguimos trabajando haciendo oídos sordos, mucho cuidado, ya que el trading es una carrera de fondo (años) hasta alcanzar la consistencia, y la mente aunque no lo parezca, va reteniendo todas estas malas vibraciones y acabaremos irremediablemente rindiendo menos de lo que en realidad deberíamos. El trading requiere el 100% de cada uno de nosotros, aquí no valen medias tintas.

Si optamos por hacer caso a lo que terceros opinen, digan o expresen, estaremos dejando de vivir conforme a nuestros principios, sueños, ideales. Puede que en un primer momento asumamos esto sin mayor problema, pero cuando pasen los años y miremos el pasado con perspectiva, seguramente nos arrepintamos de no haber peleado hasta que exclusivamente nosotros tomáramos esa decisión.

Asumir que tenemos un problema externo en nuestro camino, creo que es la opción más sensata. Una vez somos conscientes de esto, podemos trabajarlo. Intentar convencer a la gente que te rodea que cambien de parecer respecto a tu actividad es imposible, seguramente desconocen el mundo en el que estás metido, o tal vez lo conocen y por ello les da miedo. No puedes dejar que te limiten.

Hay que poner cierto punto y aparte. En mi caso particular intento relacionarme menos con estas personas, y acercarme más a la gente que suma en mi meta. Buscar apoyo psicológico cuando notas un excesivo malestar, puede llegar a ser fundamental en ciertos casos, no hay porque avergonzarse por ello, es mucha la presión a la que estás sometido. La meditación, el deporte practicado regularmente, ayudan mucho a recuperar la autoestima que seguro inconscientemente estarás perdiendo.

Se dice que en la edad adulta un cuerpo humano es en un 60% agua…busquemos un refuerzo positivo.

Gracias por leer!