Protector Solar

Llevo tiempo sin escribir, ni colgar nada en el blog, periodo de reflexión personal, y porque no…un poco enfadado por lo que está pasando en mi tierra.

Hoy una compañera de trading ha compartido con nosotros este vídeo (Gracias Rosa!) me ha parecido muy bueno, espero que a vosotros también.

Saludos!

 

Anuncios

El simulado

images.jpg

Se que hay muchos traders que no estarán de acuerdo con mi opinión respecto al simulado. Consideración a todas las ideas, ya que seguro tienen su parte de razón.

Como dijo Confucio, aunque la frase se usa en otro contexto: “Tanto quien dice que puede, como quien dice que no puede, usualmente tienen razón.”

Bajo mi experiencia personal el simulado es básico, y fundamental en la formación de un trader. Es más, si comienzas en este mundo tanto con un capital respetable como si no, el simulado debería ser una fase imprescindible en el apredizaje.

Como todo en la vida, la práctica es lo verdaderamente fundamental, y las primeras fases del aprendizaje no se debe hacer con dinero real, por mucha gestión monetaria que se haga con el mínimo riesgo. Si reducimos el apalancamiento a lo irrisorio, el tema psicológico deja de entrar en juego, y el resultado es igual, o muy parecido a operar en simulado.

Eso si, todas estas afirmaciones hay que cogerlas con pinzas y están sujetas a numerosas variables individuales y personales.

Lo primordial, y creo que una de las tareas fundamentales del simulado, ha de ser la de familiarizarse con la plataforma. El trader novel debe conocer perfectamente la plataforma con la que trabaja. Es decir, no hace falta que sea un maestro absoluto en el uso de ella, pero si que se sepa desenvolver con soltura a la hora de manejar el apalancamiento, abrir y cerrar posiciones… y esto lleva tiempo, ya que debe ser algo que se asimile mecánicamente hasta el punto de que su cabeza lo haga inconsciente sin equivocarse. Bastante difícil es arrancarle una rentabilidad al mercado, como para tener errores con el manejo de la plataforma, que por otro lado nos puede llegar a dar más de un buen susto, o problema si no nos ponemos en serio con ello.

En segundo lugar, el simulado es fundamental para testear tu sistema, familiarizarse con los gráficos, e ir asimilando el movimiento errático de estos, como algo normal.

El camino corto suele ser el más atractivo y el que menos beneficia nuestros intereses. Siempre buscamos esa tensión, esa adrenalina. Se por propia experiencia que operar en simulado puede ser lo más aburrido del mundo, pero es que cuando lo hagamos con dinero real, debería ser igual de aburrido. En la paciencia y el aburrimiento, está la consistencia.

No valen experimentos, juguetear con los gráficos, abrir posiciones porque si… en definitiva no tomárselo en serio…debes sentir la presión. A mi me ha ayudado el ponerme metas en simulado. Por ejemplo: hasta que no obtenga X rentabilidad, no tengo derecho a entrar en real. Esto personalmente me ha ayudado a vivirlo exactamente igual que si hubiese habido dinero en juego, ya que siempre he tenido claro que lo verdaderamente importante de toda formación, es el tiempo empleado. Cuanto más hiciese el gilipollas en la plataforma, sin tomar las riendas, más demoraría en entrar en real, y con ello avanzar en mi formación.

TODO, absolutamente TODO LO QUE HAGAMOS EN SIMULADO LO TRASLADAREMOS A REAL, las buenas y malas costumbres, así que mucho ojo con cuales adquirimos, ya que el pensar que luego en real no lo haremos, es engañarnos a nosotros mismos.

Si tras un análisis profundo de nuestra actitud ante el simulado, no somos capaces de tomárnoslo en serio, la mejor opción será entrar en real con el mínimo apalancamiento posible, para que el mercado no nos expulse sin haber completado nuestro camino. Y hablo de apalancamientos de sobre el 0.3, 0.2, o preferiblemente 0.1 ya que el mercado cuando somos noveles, nos va a destrozar anímicamente  y monetariamente, y cuanto menor sea el marco temporal (considero que el aprendizaje se debe hacer en temporalidades pequeñas) con más razón. Cada uno que aplique el que le haga tomarse en serio su formación.

Todo lo expuesto tiene que tener una fecha de caducidad, posteriormente tenemos que evitar el acomodarnos en un simulado, donde no nos jugamos absolutamente nada. Llegado el punto de que tenemos una sistemática que nos protege, cierta experiencia con los gráficos y mercados, debería ser el final de esta etapa, y comenzar a trabajar nuestra psique en real, pero con cierta seguridad en saber lo que estamos haciendo. No hay un tiempo específico, cada trader, deberá sentir cuando está preparado para seguir avanzando en su formación, yendo un paso más allá.

Debemos aprovechar todas las ventajas que tengamos a nuestro alcance para formarnos con el menor capital posible. Eliminar TODO lo que nos hace perder desde el principio es capital.

En la fase de la formación en real, las lecciones nos las va a dar el mercado y en nuestra mano está que esas lecciones supongan menos coste monetario, ya que aviso… siendo el mercado el mejor maestro que nunca tendremos, se cobra sus lecciones muchas veces a precio de oro.

Incluso un trader con experiencia, que se diga consistente, no debería de renunciar al simulado por completo. Es una herramienta a nuestra disposición, y que siempre nos puede ayudar a recuperar una confianza perdida, testear nuevas estrategias etc…

Ningún médico, piloto, o en definitiva, profesión medianamente compleja, se comienza a ejercer sin un paso previo por unas prácticas. Aprovechemos todos los recursos a nuestro alcance, porque falta nos van a hacer en este complicado mundo de la bolsa.

 

Gracias por leer!

 

 

 

Cuando se unen los puntos

Parece increíble cuando sientes que los puntos que parecían inconexos se van uniendo, sin apenas esfuerzo, como el agua de la lluvia que se encauza por el río de forma natural.

Cuando llevas tantos años de esfuerzo y sacrificios, y los resultados empiezan a asomar, la sensación de paz y de no haber estado haciendo el idiota, llena.

El camino es muy largo, muy duro, y mientras lo recorres la sensación de estar perdido en la inmensidad es constante, con lo cual, cuando las cosas empiezan a salir como llevabas años esperando, uno no se acaba de fiar. Tal vez sea como dice una buena amiga sobre los gallegos, que somos desconfiados por naturaleza.

El caso, es que tal vez he conseguido dar con la tecla, o no…dejando eso a un lado, si echo la vista atrás, intuyo como las cosas que me gustan, las vivencias e incluso ese carácter, me han llevado al punto en el que me encuentro ahora mismo.

Desde pequeño siempre he tenido mucha mucha paciencia y autocontrol, hasta que me explota la cabeza, claro… pero es algo que no me suele pasar con frecuencia. Nunca supe como sacar partido de ello, aparte de en las relaciones interpersonales, pero con el trading alcanza una utilidad exponencial.

Siempre he sido un poco soñador, friki, o como se le quiera llamar… el caso es que creo que sin ese rasgo, sin interesarme por actividades distintas a las habituales, tal vez nunca hubiese apostado por el mundo de los mercados financieros, ese afán por saber un poco de todo, no ceñirme a los cánones sociales tradicionales, me ha llevado finalmente a encontrar lo que me llena, con la importancia que ello supone. Estar perdido en la vida, sin encontrar tu pasión, es un drama personal enorme.

He trabajado por cuenta ajena en contadas ocasiones. Desde que probé en la adolescencia el trabajar para alguien, me di cuenta, que nunca sería pleno con esa vida laboral socialmente establecida. Y en consecuencia, siempre he buscado la manera de trabajar por, y para mi, no ha sido un camino fácil. Monté un pequeño negocio, a una edad temprana, el que me robaba los fines de semana, pero me dejaba mucho tiempo libre entre semana. Tal vez el complementarlo con un trabajo usual hubiese sido lo lógico, pero en su momento pensé que estaba en posición de intentar hacer algo que me llenase de verdad, y sacrificar dinero y una vida más relajada, por un objetivo más a largo plazo y ambicioso.

Aún siento vértigo a día de hoy. En lugar de ampliar el negocio, buscarme un trabajo de 8 a 5, o montarme algo que fuese con los cánones socialmente establecidos, preferí pelear mi camino particular, lo que me supuso muchos problemas, infinidad. Tanto problemas económicos, (el tiempo libre para estudiar los mercados se paga de alguna manera) como sociales, familiares… Estar en la cuerda floja tanto tiempo, y el ir contra la corriente de la masa, pelear contra la incomprensión, acaba curtiendo el carácter, y ves el mundo de otra manera. Tal vez esas vivencias hagan que soporte los vaivenes del mercado de forma tan relajada.

En su momento abandoné la carrera universitaria. Una decisión difícil, pero necesaria, no me llenaba, no es lo que me corría por la venas, y creo que a día de hoy si hubiese seguido con ese camino, nunca lograría ser feliz. Aún así en la universidad aprendí muchas cosas accesorias, que si me han servido para la vida, mi negocio, e incluso el trading.

La crisis económica vivida en España estos últimos años, ha sido brutal en todos los sentidos. No ha sido algo que me afectase, ya que siempre he optado por el camino más difícil en mi negocio, y quedarme con los clientes más potentes y estables, primando la calidad a la cantidad y por ende al dinero. Mi crisis financiera nada tiene que ver con el contexto que vivimos estos años. Malas decisiones personales me llevaron a profundizar todo lo posible en el uso del dinero, y de las finanzas. Sin esa crisis particular, nunca me hubiese interesado por el trading. Se dice que las crisis son el momento perfecto para crecer, reponerse y mejorar. Cierto.

Tener interés por el ajedrez, lectura, juegos de mesa, natación, surf, judo… deportes varios, y hasta videojuegos e informática, me han ayudado tanto, en el camino hacia la consistencia en el trading, que me quedo alucinado con sólo pensarlo. De todo he sacado lecciones y habilidades, de tremenda importancia para llegar al punto que me encuentro a día de hoy con los mercados. Todo parecía inconexo, para finalmente coincidir.

Con lo cual, el dicho de que la vida da muchas vueltas, es muy cierto. Pero yo aclararía que si tienes un objetivo, todas esas vueltas seguramente sean las justas y necesarias para alcanzar tus metas.

Steve Jobs lo explica de forma magistral.

 

 

Gracias por leer!